Trabajamos, pero ¿cobramos?

Delyser Abogados > Blog > Derecho Laboral > Trabajamos, pero ¿cobramos?

Conseguir el cobro de los trabajos.

En muchas ocasiones para los profesionales el problema no es la falta de trabajo sino conseguir cobrar esos trabajos. Determinadas cosas son prescindibles, sin embargo, la salud bucal, en su vertiente curativa al menos, no lo es, y por ello, los pacientes seguirán acudiendo a las clínicas para solucionar sus problemas de salud. El problema llegará después cuando no puedan, o no quieran pagar.

Por ello hay que adoptar determinadas cautelas que permitan al profesional cobrar los trabajos realizados, y si por la resistencia del deudor es necesario acudir a los tribunales, que al menos se haga con garantías.

El problema más común que se sigue planteando a la hora de reclamar una deuda en este sector es la falta de presupuesto. Que los pacientes sean conocidos o habituales, que a priori no se puedan concretar siempre los trabajos a realizar, o simplemente la costumbre y la buena fe depositada en los pacientes, hacen que en ocasiones no exista presupuesto, que sea verbal, o que paciente no haya firmado el ejemplar de la clínica dando su conformidad al mismo.

<a href="https://www.freepik.es/fotos/negocios">Foto de Negocios creado por katemangostar - www.freepik.es</a>

En este punto hay que concienciarse de que cuando se atiende a un paciente se establece con él una relación contractual, por lo que es importante dejar constancia escrita de los términos de esa relación y de la conformidad del paciente con ella. Actualmente en todos los servicios que contratamos nos hacen firmar contratos (luz, agua, móvil, etc.), entonces si nosotros accedemos a firmar todos esos contratos ¿por qué no documentar la relación contractual con nuestros pacientes?

  • Presentar el presupuesto como una garantía:

El presupuesto debe presentarse al paciente como una garantía para él, para que, de forma anticipada, sepa el trabajo que se le va a realizar y el coste que va a tener, y así, pueda decidir libremente sobre el mismo antes de iniciarlo.

  • Realizar un primer presupuesto:

En muchos casos, inicialmente no se podrán concretar todos los trabajos, por ello habrá que realizar un primer presupuesto, con las salvedades necesarias, y si es necesario, después habrá que ajustarlo ampliándolo o complementando lo que fuera necesario. Lo importante es que al final el paciente haya dado su conformidad a todos los trabajos realizados y a su coste.

  • En caso de deuda:

Si hay que reclamar la deuda, judicial o extrajudicialmente, nos corresponde acreditar la existencia de la deuda, y llegados a la fase judicial, la testifical de los empleados o la declaración del representante legal de la clínica no siempre es suficiente, por eso hay que poder acreditar documentalmente la relación contractual con el paciente y los términos en que se contrató, principalmente los económicos y el presupuesto aceptado, junto con la factura que debe emitirse al finalizar el tratamiento, serán los documentos idóneos para ello.

Otra cuestión que valorar es que aun aceptando por escrito el presupuesto, las dificultades económicas del paciente pueden impedir cobrar el tratamiento, por ello una opción recomendable es fraccionar el pago firmando un reconocimiento de deuda que lo recoja. Pactarlo verbalmente no es aconsejable, porque puede tener poco éxito, pero si se documenta el paciente es consciente de la existencia de la deuda y su cuantía lo que facilitará el cobro, además de servirnos como una prueba adicional a la hora de reclamar judicialmente.

También hay que tener en cuenta el corto plazo de prescripción para reclamar la deuda a los pacientes, que es de tres años, salvo que por reclamación fehaciente se haya interrumpido. Por ello, las reclamaciones correctamente realizadas vía burofax nos serán de mucha utilidad, ya que servirán de reclamación extrajudicial, permitirán la interrupción del plazo para reclamar y fijarán el inicio del devengo de intereses de la deuda.

En definitiva, que conviene documentar nuestra relación clínica y económica con los pacientes, ya que ello reducirá las posibilidades de tener pacientes morosos, y de tenerlos, nos permitirá reclamar judicialmente la deuda con garantías, para que al menos el trabajo con esos pacientes no nos cueste dinero.

 

ENTRADAS DESTACADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *